marcel pey4

Marcel Pey, 1948 Dentro de los variados panoramas que ofrece la escena artística surgida de las cenizas de lo que supusieron los años setenta, la figura de Marcel Pey (y no sólo su trayectoria o su copiosa producción) supone uno de los últimos ejemplos de lo que podríamos llamar «artista maldito», vinculado históricamente a determinadas actitudes paralelas al camino recorrido por los artistas conceptuales y desde unas premisas caracterizables inicialmente como underground, su trabajo ofrece una reflexión altamente subjetiva de la idea de malditismo.

A lo largo de su obra, que ya supera los cuarenta años, Marcel Pey siempre ha buscado la confluencia entre la imagen psíquica y la instantánea fotográfica. De hecho, las lecturas son similares y el parpadeo no difiere mucho del mecanismo del objetivo de una cámara. El aparato óptico se abre como una lente, de la misma manera que la imagen poética aparece casi de repente llenando el vacío del lenguaje puramente comunicativo.

Estos poemas arañan la oscuridad , proclaman una muerte latente y se adentran por el fértil dispositivo de los sedantes hipnóticos , de la vida inconsciente … Pey oscuro y líquido, Pey como una balada de George Harrison de la juventud, Pey como una visita la Tate Gallery un día entre semana que no olvidarás nunca, Pey como los escenarios donde Lancaster desafiaba Cooper, Pey nítidamente oscuro y claro como cuando sales de una anestesia, Pey decididamente creativo y nuevo inmerso en una tradición cambiante y reiterativa . Marcel Pey está aquí, entre nosotros , ya sin interrupciones : espera y verás …

Idioma: Catalán / Edita: Arola editors

the likid dark

Mas información